Imprimir la información de la página

El agua, un líquido sanadorTemas para la salud
El agua, un líquido sanador

Prevenir enfermedades, optimizar la calidad de vida, y mantener el cuerpo hidratado, los principales beneficios.




El agua fuera de ser el líquido más importante que regula el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo, le otorga unos beneficios innumerables al transporte de sustancias y nutrientes por el metabolismo.

Este líquido, que es de vital importancia para el ser humano,  también actúa como "mecanismo de prevención en cuanto a la aparición de muchas enfermedades"; así lo afirma la nutricionista Joyce Almeida, quien sostiene que cada persona como mínimo al día debe consumir de  7 a 8 vasos de agua purificada y libre de bacterias  para oxigenar la sangre, y mejorar el proceso de algunos órganos.

Tomando las cantidades recomendadas de agua, se protege y lubrica el funcionamiento de los riñones, el hígado y  el sistema digestivo, que si actúan de manera eficaz, mejorarán la resistencia en cuanto a la aparición de muchas enfermedades.

A diario todas las personas al realizar cualquier tipo de movimiento o proceso inherente al organismo, y según confirma la nutricionista, quema algún tipo de energía, por lo que se hacen necesarios los procesos de rehidratación para evitar  fatiga, calambres, dolor de cabeza, visión borrosa hasta infartos producidos por el mal funcionamiento de algunos órganos para los cuales el agua es vital.  

Además de los beneficios antes mencionados, el agua ayuda a minimizar las enfermedades de tipo cardiovascular, y evita de manera contundente la aparición de residuos minerales en los riñones como lo son los denominados "cálculos".

Si se quiere mantener una buena salud, lo recomendado por los médicos es tomar mínimo dos litros de agua a diario.


Consejos para ingerirla
Es habitual escuchar que gracias a los buenos trabajos en los diferentes acueductos, el agua de la llave es un líquido limpio. De acuerdo con la profesional, para prevenir y evitar el consumo de microorganismos que pueden resultar nocivos con el tiempo para la salud, siempre, así sea solamente para preparar jugos o cualquier otro tipo de alimentos, el agua que se consuma debe recibir un tratamiento especial como hervirla antes de ingerirla.

Ahora bien, tomar agua con sed no es la solución; lo recomendado es tomar progresivamente las cantidades de agua que deben ingerirse de costumbre, para no saturar el metabolismo. Si se habitúa el cuerpo a  ingerir  en diferentes horas del día agua, se hace más sencillo el proceso de rehidratación permanente para el organismo

Además, tomar el agua totalmente caliente o fría, según la experta, puede traer consigo consecuencias lesivas para las temperaturas que maneja el cuerpo humano. Lo ideal es que esté siempre a temperatura ambiente.

Otros beneficios del agua
Además de los ya mencionados, el agua posee un listado de beneficios importantes que vale la pena conocer y aprovechar:



Reduce la posibilidad de que exista la aparición de la migraña.
Mejora el funcionamiento cotidiano del colon.
Brinda peso a la fibra que se encuentra en el cuerpo para una mejor digestión.
Regula los líquidos del tracto digestivo.
Evita calambres.
Equilibra la belleza de la piel, cabello y uñas.
Elimina los restos de la comida.
Reduce las posibilidades en la mujer de tener celulitis.

Además, el agua es uno de los líquidos mas recomendados para bajar tallas o acompañar procesos de dieta. Y algo muy importante: en absolutamente todos los casos, profesionales en el área de nutrición deben vigilar y dosificar los tratamientos, concluye Almeida.

Es vital durante el embarazo para apoyar la producción de sangre y crecimiento del bebé y en el período de lactancia, dando hidratación a la madre permitiendo además una buena producción de leche.


Artículo de la Revista Salud Coomeva Medicina Prepagada escrito por: Jineth Giraldo Espejo.

Asesoría: Joyce Almeida, Nutricionista y Dietista.

Comparte esta publicación